Prevenir varices

Como lo cierto es que es mejor prevenir que curar, vamos a contarte varias formas de prevenir varices.

Si bien es cierto que existen algunos factores como el trabajo (si deben pasar una gran cantidad horas sentados o de pie), los embarazos, la obesidad o la predisposición genética que hacen que algunas personas sean más propensas a padecerlas, vamos a hacer todo lo posible para ponérselo más difícil a las molestas y antiestéticas varices.

Prevenir varices

Prevenir varices

Si pasas muchas horas ante el ordenador

Si por trabajo, o por lo que sea, no te queda más remedio que pasar una gran cantidad de hora diarias delante de un ordenador, es importante que intentes utilizar un reposapiés para que las piernas estén algo elevadas.

Favorece la circulación con actividades

Procura hacer actividades como bailar, salir a caminar, ir en bici o la natación. A la vez que te mantienes en forma, favorecerás la circulación y el retorno venoso.

Tipo de ropa para prevenir varices

En cuanto a la ropa, procura no llevar nunca prendas muy ajustadas. Estas pueden a llegar a perjudicar mucho el retorno venoso, provocando las varices. Ten especial cuidado con prendas como los pantalones muy ceñidos con tejido no elástico o las fajas ya que pueden ocasionar una gran compresión en las venas que podría derivar en una trombosis.

Masajes

Los masajes también son de gran ayuda a la hora de evitar las varices. Lo ideal es hacerlo de forma ascendente, desde el tobillo hasta el muslo. Así se disminuirá la presión del interior del tobillo. Además, esto te producirá una sensación muy relajante.

Cuida tu dieta

Procura llevar una dieta saludable y rica en fibra. Incluye frutas, cereales y verduras. También hidrátate adecuadamente (unos dos litros al día). Así evitaras el estreñimiento y la obesidad. Dos de los factores que provocan las varices.

Calzado para prevenir varices

Procura no usar frecuentemente tacones de más de 5-7 centímetros. Uno de los problemas que causa usar este tipo de tacones muy altos es la retención de líquidos y la inflamación local de la zona. Esto puede degenerar en varices. Intenta no usar tampoco zapatos demasiado bajos. Lo ideal serían unos 3 centímetros.

Activa la circulación con duchas

Date duchas alternando frío y calor en las piernas (el agua caliente no debe de superar los 38 grados). Para aliviar la pesadez, aplica agua fría en tus pantorrillas de forma ascendente.

No mucho tiempo en la misma postura

No estés quieto, de pie o sentado durante demasiado tiempo seguido. Cuando no te quedes más remedio, o estés viajando, intenta mover las piernas y levantarte cada cierto tiempo.

A la hora de dormir

Intenta dormir con las piernas elevadas unos 15 centímetros

Cuidado con el sol

Evita en la medida de lo posible exponer las piernas al sol directamente. Asimismo, también procura no utilizar cera caliente o estar en saunas. Esto hace que se dilaten las velas y esto favorece la aparición de varices.

Medicamentos

En el caso de que ya hayan aparecido, y para evitar tener más, también tienes en la farmacia los medicamentos vasoprotectores. Son de gran ayuda para disminuir la hinchazón, los calambres y la picazón.

Tipos de varices

Vamos a contarte cuantos tipos de varices existen. Aunque lo más común es que las varices aparezcan en las piernas, también hay otros tipos. Por ejemplo, testiculares, varices vulvares, en la cara, en el esófago…

Estas insuficiencias venosas periféricas, usualmente conocidas como varices, son dilataciones de las venas que, por distintos motivos, no pueden cumplir una función tan importante como lo es trasladar la sangre de retorno al corazón.

Tipos de varices: desde algo estético hasta un problema de salud

Tipos de varices

Como verás a continuación, hay varios grados. Desde las más finas, que son prácticamente invisibles, hasta otras que pueden causar graves complicaciones.

Por supuesto, lo ideal es evitarlas, y de hecho hay varias formas de hacerlo, pero no siempre es posible. Hay personas que tienen especial predisposición a padecerlas, sobre todo por causas genéticas.

Si aparecen, también hay formas de disminuirlas o incluso de eliminarlas si es preciso. Por supuesto, será un especialista quien te indique los procedimientos a seguir para tu caso.

Vamos ya con esta clasificación:

Tipos de varices

Grado 1

Estas son arañas vasculares o varículas de pequeño tamaño y muy poca visibilidad. Como máximo, pueden producir en la persona que las tiene una leve sensación de pesadez o cansancio en las piernas.

Con este tipo de insuficiencia venosa tan leve es recomendable seguir fielmente las instrucciones para evitar que se agraven y puedan llegar a ser algo más serio.

Grado 2

En este nivel las venas no mantienen un correcto flujo de circulación. Esto hace que se vayan dilatando, haciéndose cada vez más visibles.

Ya empiezan a sentirse síntomas como dolor, cansancio y pesadez en las piernas, calambres, hormigueos y sensación de escozor y picor.

Si, en este punto al que ha llegado, no se trata la enfermedad venosa, las venas seguirán dilatándose y expandiéndose. Esto puede llegar a generar complicaciones, perjudicando la salud de la persona que las padece.

Grado 3

Este grado se manifiesta cuando se ha estado padeciendo durante un largo periodo de tiempo el grado anterior (grado 2). Aquí las venas ya están mucho más dilatadas y tortuosas. En cuanto a la apariencia, ya son más antiestéticas.

Los síntomas siguen aumentando de forma progresiva. Aparecen edemas, hinchazón y un notable cambio del color de la piel.

Grado 4

Este punto ya es mucho más crítico. En este grado la enfermedad ya puede presentar un dolor serio, ulceraciones e hinchazón. Esto hace que la persona que las tiene sea más susceptible a contraer alguna infección, ya que las heridas ya se manifiestan exteriormente.

Aquí ya se haría imprescindible una intervención que paliara la dolencia. Si no se hiciera podría ocasionar un embolismo pulmonar. Esto es algo sumamente grave, ya que puede llegar hasta a costar la vida de la persona.

Esperamos que esta información sobre tipos de varices te haya sido de utilidad. Si tienes los síntomas de cualquiera de los cuatro grados (en especial de los 3 últimos), lo mejor es que consultes con un especialista que te indique los pasos a seguir. En el caso del grado cuatro es imprescindible y urgente.

Varices vulvares en embarazo

Vamos a hablar detalladamente de las varices vulvares en embarazo. Durante la época de gestación, tiene lugar una alteración fisiológica en la circulación de todo el cuerpo de la mujer. Tanto en las paredes de los vasos sanguíneos como en la composición de la sangre.

Varices vulvares en embarazo

Varices vulvares en embarazo

Las varices vulvares suelen aparecen en 4 por ciento de las embarazadas, generalmente se manifiestan durante el tercer trimestre de gestación. Entonces las mujeres suelen sentir cómo las venas de sus muslos adquieren una mayor visibilidad, eso puede extenderse también en la zona vulvo vaginal, ya que el aumento de flujo sanguíneo en esa zona aumenta. Esto es debido a que las hormonas del embarazo tienen un efecto venodilatador. Es decir, que dilata las venas.

Lo habitual es que, de aparecer, suelen hacerlo en un segundo o tercer embarazo.

Pueden causar molestias y también puede producirse una hinchazón en la zona de la vulva, la parte exterior de la zona genital femenina. Especialmente después de las relaciones sexuales o cuando se pone en pie después de estar sentada.

De todos modos, y aunque, como hemos dicho antes, pueden llegar a ser molestas, por lo general no requieren de un tratamiento específico que vaya más allá de aliviar sus síntomas ya que es común que desaparezcan después del parto. En el caso de que persistieran, el especialista buscaría un tratamiento. Aunque no de forma aislada, ya que entraría en un contexto de síndrome de congestión pélvica.

En casos muy extremos durante el embarazo, podría valorarse el tratamiento de esclerosis con espuma. Pero eso solo en última instancia, ya que es mejor evitar cualquier tipo de intervención durante el embarazo. 

También puede recurrirse a productos homeopáticos o flebotónicos. Pero, eso sí, siempre consultando con un especialista que te indique cuáles son las opciones adecuadas.

Cómo aliviar las molestias

  • Moverse con frecuencia. Hay que evitar pasar demasiado tiempo sentado o de pie.
  • Una alimentación sana, reduciendo el sodio. Así se evitará el sobrepeso, uno de los factores de riesgo.
  • A la hora de estar en la cama, lo mejor es elevar las caderas con unas almohadas adicionales.
  • Intentar dormir del lado izquierdo. Esto alivia la presión sobre la vena cava inferior.
  • Hay que evitar que la presión abdominal aumente. Por ejemplo, no hay que llevar ropa demasiado ajustada, ni levantar pesos. Asimismo, hay que evitar el estreñimiento con una dieta rica en fibra.

¿Pueden llegar a ser un problema a la hora del parto?

Una de las preguntas más frecuentes es si pueden llegar a ser un problema a la hora del parto vaginal. Lo cierto es que, en un principio no hay problema. A no ser que haya alguna otra complicación adicional o esta se presente durante el parto. A la hora de hacer una episiotomía, generalmente se evita, en la medida de lo posible, evitar la zona con varices vulvares.

Como hemos dicho anteriormente, lo habitual es que la vulva vuelva a su estado natural poco después del parto, desapareciendo así la hinchazón, las molestias y las incómodas varices.

 

 

Varices embarazo: todo lo que debes saber

En este artículo vamos a contarte todo lo relacionado con varices embarazo. Desde cómo prevenirlas hasta qué hacer si estas ya han aparecido.

En la época del embarazo es muy común que las venas de la mujer estén más comprimidas que en otras etapas. Esto favorece la aparición de hemorroides y varices. 

Vamos a empezar por la prevención, así te evitarás todo lo demás. Aunque es cierto que a veces, a pesar de tomar todas las precauciones, estas aparecen debido a factores como la predisposición genética.

Varices embarazo: prevención

varices embarazo

Vamos a darte algunas pautas para evitar que aparezcan varices durante la gestación: 

  • Intenta no permanecer durante demasiado tiempo en la misma posición. Así sea de pie o sentada. Hacerlo puede traerte problemas de circulación y, además, acarrearte problemas de espalda. Cuando estés sentada, tampoco cruces las piernas, así evitarás la compresión.
  • Usa ropa cómoda y holgada. Evita siempre prendas que compriman.
  • Haz ejercicios circulatorios con los pies.
  • Cuando te sea posible, eleva las extremidades inferiores. También por la noche, durante el descanso. Así evitarás la acumulación de sangre en las piernas. Puedes utilizar un cojín.

¿Por qué hay más propensión a padecerlas durante la gestación?

La progesterona

Esta hormona es predominante durante el embarazo y hace que las paredes de las venas se relajen. Esto ocasiona que el diámetro de estas aumente. Asimismo, hace que el flujo sanguíneo se haga más lento y que las válvulas de las venas resulten insuficientes.

Varices embarazo: el aumento de peso

Ese aumento de peso propio del embarazo, así como la retención de líquidos y una menor actividad física, juegan un papel muy importante. 

La compresión del útero

La compresión física a la que se ve sometido el útero hace que la vena cava (la que recoge toda la sangre de las extremidades inferiores y la pelvis y hace que vaya hasta el corazón) y en las venas de la zona pélvica provoca que el flujo sanguíneo del periné y de las piernas se haga más lento, favoreciendo la aparición de varices.

Síntomas de varices embarazo

  • Cansancio en las piernas, pesadez y, en casos extremos, un dolor profundo
  • Edemas o hinchazón en las piernas, con venas dilatadas, con color azul-morado y trayectoria tortuosa
  • Aparición de hemorroides y varices vulvares
  • Irrupción de arañas vasculares

Tratamientos

En el caso de que las varices sean muy molestas y visibles, lo más recomendable es visitar al cirujano vascular. El especialista será quién hará la valoración para ver si alguna está trombosada o tiene riesgo de estarlo.

Si comprueba que no grave, lo habitual es hacer un control medio año después de haber dado a luz. El tratamiento quirúrgico se hace solamente en última instancia, por lo delicado de hacerlo durante el embarazo.

También hay otras opciones, sean como sean las varices. Recuerda que lo más recomendable es que consultes con alguien especializado que te aconseje si es lo más adecuado para ti. También puedes recurrir a duchas frías en las piernas, que las aliviarán bastante.

  • Masajes en casa con un gel de piernas cansadas
  • Drenaje linfático (masajes)
  • Fármacos que eviten la dilatación 
  • Medias de compresión o calcetines de desanso (su beneficio puede ser mayor que el de tratamientos médicos)
  • Venotónicos (fármacos) que mejoren la circulación

Arañas vasculares

En este artículo vamos a contarte todo lo relacionado con las arañas vasculares. Desde lo que son hasta varios métodos para eliminarlas.

Arañas vasculares: ¿Qué son?

Arañas vasculares

Estas arañas, también conocidas en medicina como telangiectasias, son unas dilataciones de los vasos capilares que se encuentran en la parte más externa de la epidermis. Por esto mismo, no suelen apreciarse a simple vista en la piel. Son solamente un tema estético, no suponiendo ningún problema clínico.

Dónde pueden aparecer

Además de en las piernas, pueden aparecer también en rostro y nariz. Estas zonas (nariz, mejillas…) son muy propensas. Suelen aparecer con frecuencia durante los embarazos, a causa de las variaciones hormonales de la época de gestación.

También hay otros factores de riesgo como el estreñimiento crónico, algunos medicamentos (especialmente los anticonceptivos), usar agua excesivamente caliente durante la higiene diaria o el abuso del alcohol y de otras sustancias.

Las arañas v. en las piernas aparecen generalmente en personas que, por su trabajo u otras causas, pasan mucho tiempo de pie o que llevan tacones excesivamente alto durante largos periodos de tiempo. También está el factor hereditario.

Cómo pueden evitarse o eliminarse

Pueden evitarse, o minimizarse su aparición, con unas medias de compresión. También practicando ejercicio regularmente y evitando utilizar ropa muy ajustada.

También pueden eliminarse de forma muy eficaz con láser.

Láser para eliminar las arañas vasculares

Es la forma más actual y eficaz de eliminar las arañas vasculares. Además, se trata de un método poco invasivo, que solamente actúa sobre las pequeñas venas que necesitan tratamiento. El resto de la superficie de la piel queda protegido.

Generalmente, hacen falta de 4 a 6 sesiones para acabar eficazmente con ellas. Pero queda la seguridad de que no volverán a aparecer. Hay que tener en cuenta que durante el mes posterior al tratamiento se debe de evitar la exposición al sol tampoco utilizar antiinflamatorios de forma tópica.

Con espuma

Este tratamiento médico, llamado escleroterapia, puede realizarse con micro espuma o con líquido. Es muy sencillo, ambulatorio y con un riesgo mínimo. 

Se hace con microinyecciones de un producto que obtiene una fibrosis completa con el que desaparece la variz patológica.

Arañas vasculares: prevenirlas

  • Intenta no llevar un estilo de vida sedentario, ya que así controlarás el sobrepeso y mejorarás la circulación. Sal a caminar, haz deportes…
  • Intenta evitar exponerte al sol durante largos periodos de tiempo o exponerte a fuentes de calor.
  • Siempre que puedas, lleva medias de descanso. Especialmente si tienes que pasar mucho tiempo de pie.

Tratamientos naturales

  • Siempre que puedas, mantén las piernas en alto. Cuando estés durmiendo o en el sofá etcétera, usa un cojín para elevarlas ligeramente. Esto mejora la circulación, y por ende, la apariencia de la arañas v.
  • Procura que tu dieta sea saludable, rica en frutas y verduras. Esto mantendrá tu sangre oxigenada.
  • Aplica compresas empapadas en vinagre en la zona afectada durante unos 20 minutos. Esto es un excelente relajante muscular, que activará tu circulación.
  • Durante la ducha, intercala agua fría. Esta es muy buena para tonificar los músculos, activar la circulación y aliviar las piernas cansadas.

 

 

 

Varices vulvares en el embarazo

Vamos a hablar de las varices vulvares en el embarazo. Estas son unas dilataciones vasculares muy similares a las que aparecen en las piernas, pero localizadas en localización vulvoperineal (la zona de la vulva). Aquí te informamos sobre este y otros tipos de varices.

Una de las causas que pueden favorecer su aparición es que durante el embarazo se produce una alteración fisiológica en la circulación de la sangre en el organismo. También se producen cambios en la composición de la sangre. Asimismo, a medida que el bebé va creciendo también aumenta el útero, lo que hace más difícil la circulación.

Además, influyen otras cosas, como la predisposición genética, el aumento de flujo sanguíneo en la zona, y la producción de progesterona y estrógenos. Las posibilidades de padecerlas también aumentan si se trata de un segundo o tercer embarazo.

Varices vulvares en el embarazo

Características de las varices vulvares en el embarazo

Estas tienen una forma de bultos serpenteantes y su color es azulado. Pueden provocar dolor en la zona genital y producir sensación de pesadez. También puede sentirse picor y molestias al caminar. De todos modos, lo habitual es que no pasen de unas leves molestias que, en muchas ocasiones, casi ni se notan.

Cómo prevenirlas

Vamos a darte algunos consejos para que evites estas molestas varices.

  • Evita llevar ropa ajustada. Con ella la circulación de la sangre se hará todavía más difícil
  • No pases mucho tiempo con las piernas cruzadas. Trata de evitar esta postura.
  • Es recomendable dormir sobre el costado izquierdo. Así se disminuirá la presión sobre la vena cava.
  • Hacer deporte también es muy beneficioso. Por ejemplo, salir a andar. Es de mucha ayuda moverse en lugar de pasar demasiado tiempo de pie o sentada.

En el siguiente vídeo puedes ver algunos ejercicios ideales para el embarazo: 

Alívialas

Si ya han aparecido, vamos a contarte cómo puedes aliviar sus síntomas.

  • Para bajar la inflamación, date baños da agua fresca.
  • También son muy beneficiosos los masajes especiales, ya que ayudan a drenar.
  • Intenta evitar el estreñimiento con una dieta rica en fibra y bebiendo una cantidad adecuada de agua (al menos unos dos litros diarios).

¿Deben tratarse?

Lo cierto es que las varices vulvares tienden a desaparecer después unas semanas (o a lo sumo un mes) después del parto, cuando ya no está el peso del útero y todo vuelve a la normalidad por sí mismo.

En el caso de que las varices vulvares persistan, habría que consultar con el médico o especialista, que determinaría el tipo de tratamiento adecuado. Podría ser farmacológico, endomuscular o, en algunos casos, cirugía.

Para valorarlo podrían hacerse pruebas como eco Doppler transvaginal, resonancia magnética, tomografía o flebología.

¿Dificultan el parto vaginal?

Es lógico preguntarse si las varices vulvares interferirán a la hora de tener un parto natural. En principio no. Ni, aunque en el momento del parto las varices vulvares estén muy dilatadas. De todos modos, los especialistas son los que tienen la última palabra ya que hay que valorar varias cosas y no todos los casos son iguales.

Pero, por lo general, si no se pudiera tener un parto vaginal sería por alguna otra complicación adicional o porque, por cualquier problema o circunstancia durante el mismo, hubiese que recurrir a otras opciones como la cesárea.

Si durante el parto hubiese que hacer algo como una incisión en la vulva y el periné o una episotomía, el equipo médico tendría que intentar evitar actuar sobre la zona que esté afectada por las varices vulvares.

Esperamos que esta información sobre las varices vulvares en el embarazo te haya sido de ayuda. En nuestra página tienes información sobre todo tipo de varices.

Varices en los testículos: lo que hay que saber

Vamos a hablar de las varices en los testículos, también conocidas como varicocele. La información que vamos a proporcionarte es orientativa. En todo caso, será un especialista quien tenga que determinar los pasos a seguir.

Este tipo de varices son sufridas por aproximadamente un 15% de la población masculina. Aunque puede presentarse también en otros rangos de edad, la mayor incidencia es entre adultos jóvenes. De unos quince a veinticinco años aproximadamente. Aparecen cuando las venas de los testículos se dilatan y no drenan del modo adecuado.

Varices en los testículos: ¿Qué son exactamente?

Varices testicularesEs una pequeña dilatación anormal en la zona de los testículos, sin afectar directamente al pene. Generalmente, afecta más al lado izquierdo. Esto es debido a que las venas de los testículos son distintas en un lado y otro. Las venas que hay en el lado izquierdo tienen un ángulo de 90 grados. Esto dificulta en mayor medida el paso de la sangre.

Si la sangre de esa zona no drena adecuadamente, esta quedará represada en la zona, ocasionando las varices testiculares (o varicocele).

Hay distintos grados

Grados de varices testiculares

 1: estas son de un tamaño pequeño. Se sienten cuando se palpa si la persona que los sufre tose o sopla.

2: son de tamaño medio y más fáciles de palpar

3:  Mucho más visibles y palpables

En el siguiente vídeo puedes ver algo más de información: 

Varices en los testículos: síntomas

Aunque muchas veces estas varices aparecen sin presentar síntomas, si hay cierta sintomatología común en las personas que las padecen. Por ejemplo, un dolor ligero en los testículos y sensación de pesadez en la zona del saco escrotal.

Quienes las tienen también notan que la sensación empeora de forma sustancial al ponerse de pie o al acostarse. Asimismo, si permanecen acostados sienten que se alivia. Esto es debido a que la sangre vence a la gravedad y el dolor para.

Riesgos

El dolor no es el mayor riesgo que se corre con este tipo de varices. Además, también implica un alto riesgo de problemas de infertilidad en el hombre. Desde luego, este problema puede deberse a muchas otras causas.

De todos modos, la gran mayoría que tengan este tipo de problemas de infertilidad, pueden mejorar su esperma y tener hijos sin dificultad con un tratamiento adecuado.

Estas varices no suelen causar problemas de disfunción eréctil. Solamente lo haría en el caso de que fuera una variz severa. Algo que solo suele darse en un porcentaje muy bajo de pacientes. 

Con las operaciones para eliminar las varices testiculares también se mejora en un 90 por ciento la infertilidad y las expectativas de vida. Después hablaremos con más detalle sobre ellas.

Diagnóstico

Si se toma el saco del escroto durante unos segundos se podrá observar que tiene una temperatura mayor a la del resto del cuerpo. Esto hace que, al estar fuera del cuerpo, necesiten más temperatura. Si la temperatura es inferior es un indicativo de que algo falla.

Por medio de un examen médico puede saberse muy fácilmente si se tienen varices testiculares. Además, también se le realiza al paciente una ecografía. Asimismo, puede evaluarse por medio de la masa muscular de los distintos puntos del testículo. 

En caso de que el paciente tenga más de 40 años, también se realizará una investigación de tumor intrabdominal para descartar que no sea eso lo que comprime la vena testicular, causando la dilatación.

Tratamientos y operaciones

Por lo general solo se recurre a estos tratamientos si problemas de infertilidad y síntomas dolorosos. Es decir, que si no se siente dolor ni tampoco se está buscando tener más hijos, no sería necesario someterse a una operación. Aunque hay casos excepcionales.

Cirugía abierta

Esta operación es un procedimiento simple, aunque requiere anestesia general. Dura unos 40 minutos y el paciente solamente deberá de pasar unas 24 horas ingresado.

Cirugía laparoscópica

Se realiza una incisión, con una abertura pequeña. A pesar de esto, la operación lleva algo más de tiempo en llevar acabo. El tiempo que el paciente deberá de pasar ingresado también será más largo.

Embolización

Uno de los procedimientos más solicitados por quienes sufren este problema y no quieren someterse a una operación. Este procedimiento solamente tarda una hora en realizarse y solo se requiere una pequeña sedación. Sin embargo, al ser algo bastante novedoso, puede que no todos los urólogos puedan llevarlo a cabo. Sería cuestión de consultar.

Esperamos que esta información te haya sido útil. Aquí te hablamos sobre otros tipos de varices.

 

Todo sobre las varices internas

En este artículo vamos a contarte todo sobre las varices internas. Este término es utilizado para identificar los problemas sufridos por algunas personas con un sistema venoso profundo, generalmente en las piernas. Esto es debido a que esa parte del cuerpo trabaja contra la gravedad y, por ende, es una de las que más se esfuerzan en el cuerpo.

Causas de las varices internas

Varices internas

Son varias las causas que hacen que aparezcan las varices internas. Una de ellas es la edad, ya que, a medida que se va envejeciendo, las venas van perdiendo elasticidad. Al estirarse, las válvulas que controlan el retroceso de la sangre dejan de hacer su función.

Cuando la sangre se acumula en las venas, en estas aparecen las varices y adquieren una tonalidad azul que las hace visibles debajo de la piel.

Pero hay más posibles causas. Por ejemplo, un embarazo. Esto se debe a que durante esa etapa aumenta el nivel de sangre, disminuyendo el flujo de sangre de la pelvis hacia la pelvis. También la tensión que empieza a hacer el útero presiona hacia las piernas. De ese modo, las venas internas pueden aparecer o aumentar durante esos meses de gestación. En este caso la mayoría de las veces es solo algo temporal, ya que suelen desaparecer a los 3 meses del parto si ni siquiera necesitar tratamiento médico.

También por cambios hormonales

El porcentaje de mujeres que tiene varices es mucho más elevado que el de hombres. Esto es en gran parte por los cambios hormonales femeninos como los embarazos o la menopausia. Los procesos hormonales tienen a relajar las paredes venosas, con las consecuencias que hemos indicado anteriormente (se reduce el buen funcionamiento de las válvulas que controlan la sangre que va hacia el corazón)

Las posibilidades de tener varices internas también pueden aumentar por las terapias de reemplazo hormonal  o por el consumo de pastillas anticonceptivas. También la predisposición genética juega un papel importante.

También puede provocarlas la obesidad. El excesivo peso del cuerpo sobre las venas hace que las paredes se deformen y se acumule sangre en ellas.

¿Cómo evitarlas?

Para prevenir las varices internas es necesario tener buenos hábitos. Una dieta sana y balanceada es muy importante ya que así se mantendrán bajos los niveles de colesterol.

Es mejor cocinar con un bajo contenido en sal. Así se evita la hinchazón producida por la retención de líquidos. También es recomendable hacer algo de ejercicio. No es necesario que sea algo demasiado intenso, bastará con caminar durante unos 30 minutos aproximadamente. No pasa nada si algún día no se puede hacer, pero hay que ser constante.

De todas maneras, es mejor si un médico te aconseja sobre el tiempo y la distancia a recorrer. También es muy bueno poner los pies a una altura superior al corazón durante el descanso. Si por tu trabajo, o por lo que sea, pasa mucho tiempo sentado o en la misma postura, trata de moverte cada media hora aproximadamente. Evita también sentarte con las piernas cruzadas.

Tratamientos para las varices internas

Remedios naturales y cremas

Si las varices no son de un gran tamaño ni muy evidentes, los remedios caseros o naturales pueden servir. En el siguiente vídeo puedes ver uno muy eficaz: 

En este artículo también encontrarás una selección de cremas que aliviarán mucho los síntomas.

Medias de compresión

El médico podría recomendar la utilización de unas medias de compresión, también conocidas como calcetines de compresión. Estas alivian los síntomas de las varices como la pesadez, dolor, hinchazón o calambres. Además, entre otras cosas, son muy útiles para los procesos de cicatrización. Sobre todo, en los pacientes que han recibido terapia láser o escleroterapía

Intervenciones

También hay varias intervenciones que pueden acabar con las varices internas: por ejemplo, el láser, la escleroterapia o la flebotomía. Aquí puedes ver más detalladamente en qué consisten y para qué casos están indicadas. De todos modos, el especialista será quien tenga la última palabra sobre la operación más adecuada.

Esperamos que esta información te sea muy útil para acabar o prevenir las varices internas. En nuestra página puedes ver mucha más información sobre las venas varicosas.

 

Lo que necesitas saber sobre las varices pélvicas

Vamos a hablarte sobre las varices pélvicas. Estas afectan aproximadamente a un 15% de la población femenina, aunque en algunos casos puede que desarrollen sin presentar síntomas. Este problema provoca el desarrollo de venas dilatadas e incompetentes. Estas están localizadas en el abdomen inferior y en la pelvis.

Cuando estas varices se sitúan en la pelvis, en la zona de los ovarios y el útero se produce el síndrome de congestión pélvica (PCS) y varices en los miembros inferiores.

Vamos a ver un poco más sobre el PCS 

Síndrome de congestión pélvica (PCS)

Este síndrome se manifiesta como un dolor crónico. Generalmente se localiza en la zona lumbar y en la parte inferior del abdomen. Es un dolor cíclico y sordo, que empeora con las menstruaciones. También se hace más intenso al pasar mucho tiempo de pie o al adoptar ciertas posturas.

También está relacionado con la irregularidad menstrual y con el dolor durante las relaciones sexuales (disperaunia). Además, en algunas ocasiones, con molestias urinarias.

Posibles causas de las varices pélvicas

Varices pélvicas

 

Hay varios factores de riesgo: 

  • Mujeres de entre 30 o 50 años que han tenido más de un embarazo. Estas venas dilatadas son proclives a dañarse durante los embarazos, ya que entonces la presión y el volumen que ejerce el útero sobre el sistema venoso hacen más difícil el retorno de la sangre al corazón. Por eso mismo, las dilata y favorece el daño en las válvulas de las venas.
  • La predisposición genética también puede ser determinante.
  • Son propensas a sufrirlas las mujeres con disfunciones hormonales.

Síntomas y diagnóstico

Como hemos dicho anteriormente, las varices pélvicas son de difícil diagnóstico, ya que sus síntomas no suelen manifestarse. Sin embargo, según varios estudios, hay una sintomatología bastante común entre las mujeres que las padecen. Es la siguiente: 

  • Dolores en el bajo vientre y en la zona pélvica más intenso durante los diez o quince días previos a la menstruación.
  • Reglas dolorosas.
  • Una sensación que quienes la sufren describen como un peso en la zona del abdomen inferior.
  • Síntomas urinarios. Por ejemplo, sensación muy frecuente de micción.

A pesar de su poca sintomatología, con estas pruebas pueden diagnosticarse las varices pélvicas: El eco-doppler, que puede ser transvaginal o abdominal. Con esta técnica pueden identificarse las venas de la parte baja del abdomen. A través de ellas, puede estudiarse el flujo.

Esta prueba no lleva radiación y para ella no es necesaria una preparación previa del paciente.

En el caso de que hayan dudas con el diagnóstico, también puede recurrirse a una resonancia magnética o angio-TAC para valorar la vascularización abdominal.

Varices pélvicas: cómo prevenirlas

Vamos a darte algunos consejos para prevenirlas: 

  • Intenta salir a andar todos, o casi todos los días. Así mejorarás la circulación de la sangre. Para mejorar el retorno venoso, será suficiente con una caminata de unos 30 o 45 minutos.
  • En época de embarazo, a la hora de dormir, trata de adoptar en la cama la postura de costado. Esto disminuye la presión del útero en la vena cava.
  • Cuando puedas, elige la ducha por encima del baño. Para activar la circulación es ideal alternar calor-frío.
  • Durante el embarazo es primordial controlar el peso. Lo conseguirás con una dieta rica en fibra y siguiendo las pautas del médico.
  • Evita usar ropa muy ajustada, en especial en la zona de las ingles (mallas, medias, pantalones ceñidos…)

En el siguiente vídeo, podrás ver más información sobre la manera de prevenir las varices pélvicas: 

Tratamientos

Una vez que se ha hecho el diagnóstico puede pasarse a hacer un tratamiento médico. Este puede ser un tratamiento hormonal o algún fármaco venotónico.

En caso de que el tratamiento médico resultara no ser suficiente, podría hacerse un tratamiento de radiología intervencionista. Esta consiste en introducir un catéter por una de las venas de la ingle. Luego, se lleva el catéter hasta las venas de la pelvis. 

Una vez hecho esto, pueden usarse dos técnicas: Embolizar con una espuma, que hará que las venas se colapsen y, como consecuencia, se cierren o bien colocar unos coils (espirales recubiertas de un material especial que hace que se forme un trombo sobre las venas). Así, se consigue obturar la vena varicosa).

Otras varices que también suele acarrear el embarazo son las varices vulvares. En este artículo sobre tipos de vrices, podrás ver toda la información sobre ellas.

Asimismo, en nuestra página encontrarás artículos sobre las varices en general.

¿Qué son las varices vulvares?

En esta ocasión vamos a hablarte sobre las varices vulvares, también conocidas como vulvo perineales. Vamos a empezar por el principio, viendo qué son exactamente. Les recordamos que siempre deben consultar con su médico para que este les informe de todo lo que necesitan saber, este artículo es sólo a modo informativo.

Varices vulvares: ¿Qué son?

Son dilataciones varicosas de las glándulas superiores de la vulva y periné. Estas aparecen como consecuencia de los cambios que se experimentan durante la gestación.

Generalmente suelen aparecer a las 20 semanas de gestación. No obstante, solo las sufre un pequeño porcentaje de embarazadas: aproximadamente un 7 %.

Durante el embarazo es común que el flujo de sangre sea más lento. Esto produce un aumento del calibre de las venas. Puede darse tanto en los labios mayores, así como en las venas que irrigan la pelvis y la zona genital posterior y anterior.

Síntomas y cómo evitarlas o aliviarlas

varices vulvares

Estos son algunos de los síntomas más frecuentes que advierten de la presencia de varices vulvares: 

  • Cambio en el color de las venas: estas pueden adquirir un color azul grisaceo
  • Prurito e hinchazón: además de la hinchazón y el prurito es frecuente sentir una mayor sensibilidad al roce en esa zona. Esto se incrementa más todavía cuando se cumplen los 5 meses de gestación ya que aumenta sustancialmente el peso del bebé, eso, aunado al mayor peso de la madre, pueden llegar a ocasionar dificultad de movimiento. El prurito puede ser a causa del cambio de la circulación de la sangre por los cambios propios del embarazo.

Cómo tratarlas

En caso de tener estos síntomas o la sospecha de tener varices vulvales, lo más recomendable es acudir a la consulta ginecológica para que el especialista recomiende el procedimiento a seguir.

Para evitarlas o aliviar sus síntomas, lo más recomendable es:

  • Mantener una higiene escrupulosa en la zona
  • Realizar movimientos acordes con el embarazo, evitando esfuerzos
  • Se recomienda ejercicio moderado. Por ejemplo, natación o cortos paseos. Pueden intercalarse con periodos de descanso
  • Para evitar la inflamación, descansar levantando ligeramente las piernas
  • Es mejor no recurrir a fármacos para mejorar síntomas como el dolor y la irritación. Estos pueden perjudicar la circulación a través de la placenta. El tratamiento más recomendado es uno conservador.  Pueden usarse medios homeopáticos, aplicarse presión en la zona vulvar o crema de caléndula. De todos modos, eso es algo que deberá de valorar el ginecólogo o especialista
  • Algunos médicos, dependiendo del caso, recurren a medidas farmacológicas como flebotónicos desde el segundo trimestre de embarazo
  • Evitar pasar largos periodos de tiempo de pie, la ganancia excesiva de peso y las fuentes de calor
  • No llevar ropa ajustada en las íngles, como, por ejemplo, pantalones muy apretados

Varices vulvares: ¿Impiden el parto vaginal?

Lo cierto es que, según varios estudios, en la mayoría de los casos se lleva a cabo el parto vaginal sin ningún tipo de complicación. Se intentará evitar recurrir a la episotomía en la medida de lo posible. Eso es algo que el obstretra o la matrona decidirá en cuando llegue el momento.

Higiene íntima durante el embarazo

Para finalizar, vamos a darte algunos consejos sobre la higiene vaginal durante el embarazo. Aunque hay otros factores, es una de las formas de evitar tener este tipo de varices.

Para una higiene íntima adecuada, es precisa una correcta higiene vaginal, con un jabón líquido suave, durante la ducha diaria. Se debe limpiar la zona vaginal desde delante hacia atrás. Así, ningún microorganismo anal pasará a la vagina.

Usar ropa interior de algodón y limitar el uso de protectores como salvaslips o compresas, evitará las infecciones por hongos. Tampoco es recomendable usar tangas durante el periodo de gestación. Por lo general es mejor evitar todo tipo de ropa ajustada.

En el siguiente vídeo podrás ver más información sobre las varices vulvares:

También te puede interesar: Qué son las varices esofágicas