¿Qué son las varices vulvares?

En esta ocasión vamos a hablarte sobre las varices vulvares, también conocidas como vulvo perineales. Vamos a empezar por el principio, viendo qué son exactamente. Les recordamos que siempre deben consultar con su médico para que este les informe de todo lo que necesitan saber, este artículo es sólo a modo informativo.

Varices vulvares: ¿Qué son?

Son dilataciones varicosas de las glándulas superiores de la vulva y periné. Estas aparecen como consecuencia de los cambios que se experimentan durante la gestación.

Generalmente suelen aparecer a las 20 semanas de gestación. No obstante, solo las sufre un pequeño porcentaje de embarazadas: aproximadamente un 7 %.

Durante el embarazo es común que el flujo de sangre sea más lento. Esto produce un aumento del calibre de las venas. Puede darse tanto en los labios mayores, así como en las venas que irrigan la pelvis y la zona genital posterior y anterior.

Síntomas y cómo evitarlas o aliviarlas

varices vulvares

Estos son algunos de los síntomas más frecuentes que advierten de la presencia de varices vulvares: 

  • Cambio en el color de las venas: estas pueden adquirir un color azul grisaceo
  • Prurito e hinchazón: además de la hinchazón y el prurito es frecuente sentir una mayor sensibilidad al roce en esa zona. Esto se incrementa más todavía cuando se cumplen los 5 meses de gestación ya que aumenta sustancialmente el peso del bebé, eso, aunado al mayor peso de la madre, pueden llegar a ocasionar dificultad de movimiento. El prurito puede ser a causa del cambio de la circulación de la sangre por los cambios propios del embarazo.

Cómo tratarlas

En caso de tener estos síntomas o la sospecha de tener varices vulvales, lo más recomendable es acudir a la consulta ginecológica para que el especialista recomiende el procedimiento a seguir.

Para evitarlas o aliviar sus síntomas, lo más recomendable es:

  • Mantener una higiene escrupulosa en la zona
  • Realizar movimientos acordes con el embarazo, evitando esfuerzos
  • Se recomienda ejercicio moderado. Por ejemplo, natación o cortos paseos. Pueden intercalarse con periodos de descanso
  • Para evitar la inflamación, descansar levantando ligeramente las piernas
  • Es mejor no recurrir a fármacos para mejorar síntomas como el dolor y la irritación. Estos pueden perjudicar la circulación a través de la placenta. El tratamiento más recomendado es uno conservador.  Pueden usarse medios homeopáticos, aplicarse presión en la zona vulvar o crema de caléndula. De todos modos, eso es algo que deberá de valorar el ginecólogo o especialista
  • Algunos médicos, dependiendo del caso, recurren a medidas farmacológicas como flebotónicos desde el segundo trimestre de embarazo
  • Evitar pasar largos periodos de tiempo de pie, la ganancia excesiva de peso y las fuentes de calor
  • No llevar ropa ajustada en las íngles, como, por ejemplo, pantalones muy apretados

Varices vulvares: ¿Impiden el parto vaginal?

Lo cierto es que, según varios estudios, en la mayoría de los casos se lleva a cabo el parto vaginal sin ningún tipo de complicación. Se intentará evitar recurrir a la episotomía en la medida de lo posible. Eso es algo que el obstretra o la matrona decidirá en cuando llegue el momento.

Higiene íntima durante el embarazo

Para finalizar, vamos a darte algunos consejos sobre la higiene vaginal durante el embarazo. Aunque hay otros factores, es una de las formas de evitar tener este tipo de varices.

Para una higiene íntima adecuada, es precisa una correcta higiene vaginal, con un jabón líquido suave, durante la ducha diaria. Se debe limpiar la zona vaginal desde delante hacia atrás. Así, ningún microorganismo anal pasará a la vagina.

Usar ropa interior de algodón y limitar el uso de protectores como salvaslips o compresas, evitará las infecciones por hongos. Tampoco es recomendable usar tangas durante el periodo de gestación. Por lo general es mejor evitar todo tipo de ropa ajustada.

En el siguiente vídeo podrás ver más información sobre las varices vulvares:

También te puede interesar: Qué son las varices esofágicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *