Remedios caseros para las varices

Vamos a contarte unos cuantos remedios caseros para varices. Entre las opciones para tratar las venas varicosas, de las que te hablamos detalladamente en otro post, lo natural también tienen mucho que aportar.

Remedios caseros para las varices

Remedios caseros para las varices

Remedios caseros para las varices: Aceite de oliva

Para el tratamiento de las venas varicosas es esencial el aumento de la circulación. El aceite de oliva es ideal para eso, ya que tiene propiedades antiinflamatorias, relajantes y tonificantes. Esto hace que cuando es absorbida por la piel se reduzca el tamaño de las venas dilatadas y que se active el flujo sanguíneo.

Asimismo, este aceite tiene un alto contenido en ácidos grasos esenciales, minerales y vitamina E que mejoran el paso de la sangre a través de las venas y además restaura la función de las válvulas unidireccionales.

Cómo aplicarlo

  • Echa un poco de aceite de oliva en un recipiente apto y caliéntalo un poco (que quede más o menos templado).
  • Después, usando un poco de algodón empapado en el aceite tibio, masajea suavemente la piel donde están las varices durante unos minutos.
  • Para mayor efectividad, repite este proceso 2 veces al día durante un periodo de unos 2 meses.

Remedios caseros para las varices: pimienta roja

Remedios para las varices

La pimienta roja, que es utilizada generalmente como condimento, también puede reportar grandes beneficios a la salud. De hecho, ciñéndonos al tema del que estamos hablando, está considerada como un tratamiento milagroso para las venas varicosas. Es muy rica en vitamina C y bioflavonoides. 

Esta pimienta, entre otras muchas cosas, estimula la actividad fibrínolitica y previene algunos de los factores que forman coágulos en la sangre. Esto la convierte en una gran ayuda a la hora de prevenir o reducir las varices.

Cómo aplicarlo

  • Añade una cucharada pequeña de pimienta roja a una taza de agua caliente y remueve.
  • Esta mezcla debe tomarse durante una tres veces al día, durante un par de meses aproximadamente.

Semillas de tomate

Las semillas de tomate también son muy beneficiosas a la hora de tratar las varices. Aplicándose tópicamente en la piel, hará que se reduzcan las venas dañadas, incluso en el grosor, la fluidez de las membranas y la fuerza. Así, también se evitará la entrada de toxinas.

Cómo aplicarlo

  • Pica dos tomates en trozos pequeños (intentando no desperdiciar las semillas)
  • Después, lícualos durante unos segundos, hasta que salga una mezcla ligera
  • Aplica la mezcla tópicamente en la piel durante, al menos, 2 meses. De tres a cuatro veces diarias.

Limón, ajo y aceite de oliva

También se aplica en la piel tópicamente sobre la zona afectada. Los componentes de esta mezcla reúnen una gran cantidad de propiedades y beneficios.

Cómo aplicarlo

  • Corta 10 dientes de ajo y tritúralos con un mortero. Hazlo hasta que la textura que quede sea homogénea. Después, agrega esta mezcla en un recipiente limpio.
  • Extrae también el jugo de 3 limones y agrégalo al mismo recipiente en el que está la mezcla de ajos.
  • Añade 4 cucharadas de aceite de oliva y déjalo que repose durante toda la noche (unas 12 horas más o menos).
  • Cuando hayan pasado esas horas, aplícalo con un poco de algodón en el área afectada. Hazlo durante 2 veces diarias durante, al menos, 2 horas.

Hojas de hamamelis

Las hojas de hamamelis tienen una gran cantidad de propiedades medicinales. Estas la hacen muy efectivo en el tratamiento de todo tipo de dolencias en la piel. La hamamelis, entre otras cosas, fortalece las venas y actúa como antiinflamatorio. Gracias a la función astringente de estas hojas también se logra tensar las venas distendidas, haciéndoles recuperar su contextura normal.

Además, sus componentes ayudan a reducir los tejidos y actúan como relajantes para aliviar el dolor y la incomodidad que causan las varices.

Cómo aplicarlo

  • Pon un pañuelo impregnado en agua de hamamelis sobre la zona afectada. Déjalo durante unas dos horas. Tienes que repetirlo un par de veces al día durante unos dos meses.
  • También tienes otra opción: llenar tu bañera con agua tibia a la que le añadirás unas viente gotas de hamamelis destilada. Después, sumerge las piernas en esa agua durante un cuarto de hora más o menos. Después lávalas con agua limpia. Repite el procedimiento a diario.

Esperamos que estos remedios naturales para eliminar varices te sean de ayuda. En el siguiente vídeo te dejamos otro extra: con aloe vera.

En nuestra página podrás encontrar mucha más información sobre las varices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *