Tipos de varices

Vamos a contarte cuantos tipos de varices existen. Aunque lo más común es que las varices aparezcan en las piernas, también hay otros tipos. Por ejemplo, testiculares, varices vulvares, en la cara, en el esófago…

Estas insuficiencias venosas periféricas, usualmente conocidas como varices, son dilataciones de las venas que, por distintos motivos, no pueden cumplir una función tan importante como lo es trasladar la sangre de retorno al corazón.

Tipos de varices: desde algo estético hasta un problema de salud

Tipos de varices

Como verás a continuación, hay varios grados. Desde las más finas, que son prácticamente invisibles, hasta otras que pueden causar graves complicaciones.

Por supuesto, lo ideal es evitarlas, y de hecho hay varias formas de hacerlo, pero no siempre es posible. Hay personas que tienen especial predisposición a padecerlas, sobre todo por causas genéticas.

Si aparecen, también hay formas de disminuirlas o incluso de eliminarlas si es preciso. Por supuesto, será un especialista quien te indique los procedimientos a seguir para tu caso.

Vamos ya con esta clasificación:

Tipos de varices

Grado 1

Estas son arañas vasculares o varículas de pequeño tamaño y muy poca visibilidad. Como máximo, pueden producir en la persona que las tiene una leve sensación de pesadez o cansancio en las piernas.

Con este tipo de insuficiencia venosa tan leve es recomendable seguir fielmente las instrucciones para evitar que se agraven y puedan llegar a ser algo más serio.

Grado 2

En este nivel las venas no mantienen un correcto flujo de circulación. Esto hace que se vayan dilatando, haciéndose cada vez más visibles.

Ya empiezan a sentirse síntomas como dolor, cansancio y pesadez en las piernas, calambres, hormigueos y sensación de escozor y picor.

Si, en este punto al que ha llegado, no se trata la enfermedad venosa, las venas seguirán dilatándose y expandiéndose. Esto puede llegar a generar complicaciones, perjudicando la salud de la persona que las padece.

Grado 3

Este grado se manifiesta cuando se ha estado padeciendo durante un largo periodo de tiempo el grado anterior (grado 2). Aquí las venas ya están mucho más dilatadas y tortuosas. En cuanto a la apariencia, ya son más antiestéticas.

Los síntomas siguen aumentando de forma progresiva. Aparecen edemas, hinchazón y un notable cambio del color de la piel.

Grado 4

Este punto ya es mucho más crítico. En este grado la enfermedad ya puede presentar un dolor serio, ulceraciones e hinchazón. Esto hace que la persona que las tiene sea más susceptible a contraer alguna infección, ya que las heridas ya se manifiestan exteriormente.

Aquí ya se haría imprescindible una intervención que paliara la dolencia. Si no se hiciera podría ocasionar un embolismo pulmonar. Esto es algo sumamente grave, ya que puede llegar hasta a costar la vida de la persona.

Esperamos que esta información sobre tipos de varices te haya sido de utilidad. Si tienes los síntomas de cualquiera de los cuatro grados (en especial de los 3 últimos), lo mejor es que consultes con un especialista que te indique los pasos a seguir. En el caso del grado cuatro es imprescindible y urgente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *