Tratamiento de varices

Millones de personas en todo el mundo sufren de várices, un problema que puede ser bastante molesto a que en muchos casos no sólo se trata de un problema estético, sino que puede llegar a ser bastante doloroso. Es por eso que son muchas las personas que están interesadas en conocer el mejor tratamiento de várices.

Debes de tener claro que para saber cuál es el mejor tratamiento se deben de tener en cuenta varios factores, comenzando por el hecho de que no hay dos personas iguales y que las células de cada persona pueden reaccionar distinto a cada tratamiento.

Sin embargo, distintos estudios han llegado a la conclusión de que la ablación láser y la cirugía son los dos tratamientos más efectivos, mostrando una mayor efectividad en contra de otros tratamientos como la escleroterapia con espuma por ultrasonido. Aunque estás tres opciones tienen el objetivo final de cerrar la vena retorcida o cerrada.

La doctora Julie Brittenden, profesora de la Universidad de Glasgow, comentó que “el tratamiento de várices es mínimamente invasivo y destruye la vena por medio del calor usando el láser, siendo este el método más efectivo”. En este sentido, cuando se refiere al “mejor tratamiento” se hace referencia a la satisfacción que tienen los clientes luego de 5 años de haberse realizado el procedimiento.

Para que puedas tener claro qué tipo de tratamiento es el que se ajusta mejor a tu problema, y si en realidad tienes várices, comenzaremos explicando lo más básico:

¿Qué son las várices?

Las várices, también conocidas como insuficiencia venosa crónica o venas varicosas, es un problema de venas hinchadas a causa de la acumulación de sangre debido a que se presenta una debilidad en las paredes y válvulas de las venas.

La acumulación de sangre ocasiona que las venas se ensanchen y se dilaten, de forma que la sangre se acumula fácilmente cuando la persona está de parada durante mucho tiempo.

Una vez que la vena está dilatada, esta no puede cumplir su función. Las venas se encargan de realizar el retorno sanguíneo hasta el corazón, lo que implica que el flujo tiene que ir hacia arriba y en contra de la gravedad, yendo desde las piernas hasta el corazón. Para hacerlo, las venas tienen unas válvulas que impiden que la sangre vuelva a bajar hacia los pies y facilitan que retorne al corazón.

Pero cuando las venas están dilatadas, las válvulas de las venas no cumplen su función y el flujo se revierte, lo que hace que se presente la dilación y que se presenten problemas como hinchazón en la pierna, edemas o incluso úlceras o flebitis ya en fases más avanzadas.

tratamiento de várices

¿Cuáles son los distintos tipos de varices?

Aunque de forma general se puede decir que sólo existe un tipo de varices, lo cierto es que a nivel médico se sigue la clasificación de la CEAP, la cual ha establecido una graduación de las varices en función anatomía de la vena, de la etiología y la presentación clínica.

De esta forma, las várices se pueden clasificar en dos tipos diferentes:

Varices superficiales

Este es el tipo más común de varices, mejor conocidas como talangiectasias o “arañas vasculares”. Son varices pequeñas pero muy visibles que suelen despertar la preocupación de las personas.

Lo cierto es que este tipo de varices no representan problemas patológicos, además de que no provoca oscurecimiento de la piel, ulceraciones o dermatitis.

Varices tronculares

En el caso de las varices tronculares, estas pueden llegar a presentar distintos niveles de dilatación, siendo venas dilatadas que pueden llegar a ser más visibles.

Diagnóstico de várices

Ante la menor preocupación, lo primero que se tiene que hacer es acudir a un especialista de cirugía vascular, quien estará más que capacitado para poder dar un diagnóstico claro y certero.

Generalmente se realiza un eco-Doppler venoso para conseguir más información sobre las várices y sobre las opciones de tratamiento que el paciente tiene.

Tratamientos para las várices

Como mencionamos anteriormente, normalmente los tratamientos más efectivos, sobre todo cuando se tiene un problema grave de várices, es la cirugía y el tratamiento láser.

Esto se debe a que el cirujano actúa directamente sobre la enfermedad, es decir, sobre a variz que está ocasionándole problemas al paciente.

Los tratamientos modernos se encargan de la eliminación de la variz desde el origen, para lo cual se puede usar uno de los siguientes tratamientos:

Cirugía

En este tipo de procedimiento se le puede llegar a realizar un tratamiento quirúrgico, así como una aplicación de calor. Dicha aplicación de calor suele ser por medio de un láser o un catéter con radiofrecuencia.

Sustancias químicas

Este tipo de tratamiento se realiza por medio de la microespuma con sustancias esclerosante que sirve para eliminar las várices.

Tratamientos farmacológicos y con plantas medicinales

Además de los tratamientos antes mencionados, también es posible encontrar otro tipo de tratamientos.

En el caso de los tratamientos farmacológicos, estos suelen estar enfocados a aliviar los síntomas de las várices y a evitar que el trastorno sigua creciendo. Algunos fármacos venotónicos se administran de forma oral y pueden tener efectos realmente efectivos. Normalmente los más usados son venosmil (hidrosmina), daflón (diosmina) y venoruton (oxerutinas). Se debe dejar que sea un profesional quien los recete.

Por otro lado, en el caso de las plantas medicinales, estas también suelen ser un tratamiento terapéutico bastante efectivo que no debemos de dejar de tener en cuenta. En este caso, los tratamientos más eficientes suelen ser los castaños de indias, ginkgo biloba, ruscus y hamamelis. Normalmente se aplican vía oral, aunque también se pueden llegar a aplicar en geles o cremas con efecto en frío que se aplican directamente sobre el área afectada.

Además de los tratamientos antes mencionados también hay otras opciones y productos que pueden llegar a ser de ayuda, aunque estos son los principales que te recomendamos tener en cuenta.

Recuerda que lo mejor es que un profesional o un experto sea quien se encargue de decirte cuál es el tratamiento para várices que se ajusta mejor a tu problema y a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *