Varices embarazo: todo lo que debes saber

En este artículo vamos a contarte todo lo relacionado con varices embarazo. Desde cómo prevenirlas hasta qué hacer si estas ya han aparecido.

En la época del embarazo es muy común que las venas de la mujer estén más comprimidas que en otras etapas. Esto favorece la aparición de hemorroides y varices. 

Vamos a empezar por la prevención, así te evitarás todo lo demás. Aunque es cierto que a veces, a pesar de tomar todas las precauciones, estas aparecen debido a factores como la predisposición genética.

Varices embarazo: prevención

varices embarazo

Vamos a darte algunas pautas para evitar que aparezcan varices durante la gestación: 

  • Intenta no permanecer durante demasiado tiempo en la misma posición. Así sea de pie o sentada. Hacerlo puede traerte problemas de circulación y, además, acarrearte problemas de espalda. Cuando estés sentada, tampoco cruces las piernas, así evitarás la compresión.
  • Usa ropa cómoda y holgada. Evita siempre prendas que compriman.
  • Haz ejercicios circulatorios con los pies.
  • Cuando te sea posible, eleva las extremidades inferiores. También por la noche, durante el descanso. Así evitarás la acumulación de sangre en las piernas. Puedes utilizar un cojín.

¿Por qué hay más propensión a padecerlas durante la gestación?

La progesterona

Esta hormona es predominante durante el embarazo y hace que las paredes de las venas se relajen. Esto ocasiona que el diámetro de estas aumente. Asimismo, hace que el flujo sanguíneo se haga más lento y que las válvulas de las venas resulten insuficientes.

Varices embarazo: el aumento de peso

Ese aumento de peso propio del embarazo, así como la retención de líquidos y una menor actividad física, juegan un papel muy importante. 

La compresión del útero

La compresión física a la que se ve sometido el útero hace que la vena cava (la que recoge toda la sangre de las extremidades inferiores y la pelvis y hace que vaya hasta el corazón) y en las venas de la zona pélvica provoca que el flujo sanguíneo del periné y de las piernas se haga más lento, favoreciendo la aparición de varices.

Síntomas de varices embarazo

  • Cansancio en las piernas, pesadez y, en casos extremos, un dolor profundo
  • Edemas o hinchazón en las piernas, con venas dilatadas, con color azul-morado y trayectoria tortuosa
  • Aparición de hemorroides y varices vulvares
  • Irrupción de arañas vasculares

Tratamientos

En el caso de que las varices sean muy molestas y visibles, lo más recomendable es visitar al cirujano vascular. El especialista será quién hará la valoración para ver si alguna está trombosada o tiene riesgo de estarlo.

Si comprueba que no grave, lo habitual es hacer un control medio año después de haber dado a luz. El tratamiento quirúrgico se hace solamente en última instancia, por lo delicado de hacerlo durante el embarazo.

También hay otras opciones, sean como sean las varices. Recuerda que lo más recomendable es que consultes con alguien especializado que te aconseje si es lo más adecuado para ti. También puedes recurrir a duchas frías en las piernas, que las aliviarán bastante.

  • Masajes en casa con un gel de piernas cansadas
  • Drenaje linfático (masajes)
  • Fármacos que eviten la dilatación 
  • Medias de compresión o calcetines de desanso (su beneficio puede ser mayor que el de tratamientos médicos)
  • Venotónicos (fármacos) que mejoren la circulación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *