Varices tratamiento: todo lo que debes saber

Vamos hablarte con detalle de las varices tratamiento. El principal objetivo al realizar uno de estos procedimientos es el de mejorar la calidad de vida del paciente, aliviando sustancialmente la sintomatología. Les recordamos que siempre deben consultar con su médico para que este les informe de todo lo que necesitan saber, este artículo es sólo a modo informativo.

También se busca reducir el riesgo de complicaciones locales más graves como flebitis, ulceraciones o sangrados. Por otra parte, también está el tema estético.

Varices tratamiento

Varices tratamiento farmacológico

Hay una gran cantidad de productos que tratan las varices y la insuficiencia venosa. Estos son conocidos como flebotónicos.

Estos fármacos, en su mayoría, son derivados de extractos vegetales como el ruscus, las hojas de viña o el extracto de castaño de indias. De todos modos, aunque reducen las molestias como la hinchazón, la pesadez o las piernas cansadas, no son eficaces en la erradicación de las varices.

Estos medicamentos son unas de las herramientas más usadas por los médicos para aliviar la sintomatología. Sin embargo, es importante que sepas que no deben tomarse de manera continuada. Debe administrarse en función de los síntomas. Es decir, que solo deben de tomarse en el momento en el que aparezcan esas molestias. Y siempre, siguiendo las instrucciones y consultando con el médico o farmacéutico.

Cremas

Hay muchos tipos de cremas para las varices en el mercado. Vamos a ver, como ejemplo, cuál es una de las más populares: 

Avanzada Clinicals Vari Care

Es ideal para aliviar la hinchazón y los dolores producidos por las venas varicosas. Entre sus componentes hay una gran cantidad de productos naturales, entre ellos, hierbas del Himalaya.

Penetra muy fácilmente y de forma muy profunda en las capas de la piel. Esto le hace ser realmente efectiva. Además, también puede aplicarse en otras partes del cuerpo como la nariz, las piernas o la cara. Su efecto refrescante acaba rápidamente con las molestias y es fantástico para la circulación sanguínea. La hierba ayurvédica, uno de sus principales elementos, es la que permite prevenir con esta enfermedad venosa.

Para notar resultados en las varices, lo ideal es aplicar la crema unas dos veces al día, tratando de hacerlo de forma constante durante unas 5 o 7 semanas.

Intervenciones quirúrgicas

Tratar las varices quirúrgicamente tiene dos principales objetivos. Uno es corregir el problema que las causa (generalmente el reflujo por disfunción de válvulas venosas) y el otro eliminar las venas que han quedado visiblemente dilatadas.

Para el primer objetivo (corregir las causas) se realizan las siguientes operaciones: 

Fleboextracción (o stripping)

Con ella se elimina totalmente el sistema venoso superficial disfuncionante, que es donde se originan las varices.

La cirugía hemodinámica (o estrategia CHIVA)

Es muy similar a la fleboextracción. La diferencia radica en que solamente desconecta los puntos concretos del sistema venoso superficial donde se produce el reflujo. También preserva la mayor parte del sistema venoso superficial.

Aunque no hay indicios de que una de las cirugías sea mejor o peor que la otra, la estrategia CHIVA suele ser menos agresiva. La mayoría de las veces, las dos intervenciones se realizan con anestesia local o intradural.

Varices tratamiento: los que no son farmacéuticos

Descansar las piernas elevándolas

Así se combate el cúmulo líquido que es producido por la fuerza de la gravedad. A lo largo del día es suficiente con hacerlo a ratos durante una o dos veces. En cuanto a la noche, es muy recomendable que los pies estén levantados unos 10 centímetros en la cama.

Esto no está aconsejado para pacientes que sufran de insuficiencia cardíaca.

En el siguiente vídeo tienes más datos sobre la mala circulación de las piernas y su relación con las varices: 

Aplicar frío

Esto es muy eficaz a causa de su efecto vasoconstructor y antiinflamatorio que hace que los vasos sanguíneos se estrechen. Así se evita que se acumule sangre tan fácilmente.

Para esto, son ideales las duchas frías en las piernas. Asimismo, se deben evitar las exposiciones solares prolongadas y los ambientes calurosos.

Hacer ejercicio

La actividad física es esencial para evitar y prevenir las varices. El acabar con causas como el sedentarismo y el sobrepeso supone una gran ayuda. Además, con cada paso, la contracción muscular de las piernas bombea sangre hacia el corazón, combatiendo así la tendencia a acumularse en las venas de las extremidades.

Tampoco hace falta que la actividad física sea muy intensa. Con caminar regularmente a paso ligero durante un cuarto de hora aproximadamente, sería suficiente.

Las medias compresivas

Está demostrado que son muy eficaces en el tratamiento y prevención de las varices. A veces, incluso pueden llegar a ser más efectivas que un tratamiento farmacológico. 

Son tan útiles gracias a la fuerza de compresión (mayor en el tobillo y el pie), que hace un efecto de drenaje en esta extremidad.

La presoterapia, los masajes de drenaje (desde los tobillos hasta la ingle) o la fisioterapia también pueden ser muy útiles.

También te puede interesar: ¿Qué son las varices?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *