Varices vulvares en el embarazo

Vamos a hablar de las varices vulvares en el embarazo. Estas son unas dilataciones vasculares muy similares a las que aparecen en las piernas, pero localizadas en localización vulvoperineal (la zona de la vulva). Aquí te informamos sobre este y otros tipos de varices.

Una de las causas que pueden favorecer su aparición es que durante el embarazo se produce una alteración fisiológica en la circulación de la sangre en el organismo. También se producen cambios en la composición de la sangre. Asimismo, a medida que el bebé va creciendo también aumenta el útero, lo que hace más difícil la circulación.

Además, influyen otras cosas, como la predisposición genética, el aumento de flujo sanguíneo en la zona, y la producción de progesterona y estrógenos. Las posibilidades de padecerlas también aumentan si se trata de un segundo o tercer embarazo.

Varices vulvares en el embarazo

Características de las varices vulvares en el embarazo

Estas tienen una forma de bultos serpenteantes y su color es azulado. Pueden provocar dolor en la zona genital y producir sensación de pesadez. También puede sentirse picor y molestias al caminar. De todos modos, lo habitual es que no pasen de unas leves molestias que, en muchas ocasiones, casi ni se notan.

Cómo prevenirlas

Vamos a darte algunos consejos para que evites estas molestas varices.

  • Evita llevar ropa ajustada. Con ella la circulación de la sangre se hará todavía más difícil
  • No pases mucho tiempo con las piernas cruzadas. Trata de evitar esta postura.
  • Es recomendable dormir sobre el costado izquierdo. Así se disminuirá la presión sobre la vena cava.
  • Hacer deporte también es muy beneficioso. Por ejemplo, salir a andar. Es de mucha ayuda moverse en lugar de pasar demasiado tiempo de pie o sentada.

En el siguiente vídeo puedes ver algunos ejercicios ideales para el embarazo: 

Alívialas

Si ya han aparecido, vamos a contarte cómo puedes aliviar sus síntomas.

  • Para bajar la inflamación, date baños da agua fresca.
  • También son muy beneficiosos los masajes especiales, ya que ayudan a drenar.
  • Intenta evitar el estreñimiento con una dieta rica en fibra y bebiendo una cantidad adecuada de agua (al menos unos dos litros diarios).

¿Deben tratarse?

Lo cierto es que las varices vulvares tienden a desaparecer después unas semanas (o a lo sumo un mes) después del parto, cuando ya no está el peso del útero y todo vuelve a la normalidad por sí mismo.

En el caso de que las varices vulvares persistan, habría que consultar con el médico o especialista, que determinaría el tipo de tratamiento adecuado. Podría ser farmacológico, endomuscular o, en algunos casos, cirugía.

Para valorarlo podrían hacerse pruebas como eco Doppler transvaginal, resonancia magnética, tomografía o flebología.

¿Dificultan el parto vaginal?

Es lógico preguntarse si las varices vulvares interferirán a la hora de tener un parto natural. En principio no. Ni, aunque en el momento del parto las varices vulvares estén muy dilatadas. De todos modos, los especialistas son los que tienen la última palabra ya que hay que valorar varias cosas y no todos los casos son iguales.

Pero, por lo general, si no se pudiera tener un parto vaginal sería por alguna otra complicación adicional o porque, por cualquier problema o circunstancia durante el mismo, hubiese que recurrir a otras opciones como la cesárea.

Si durante el parto hubiese que hacer algo como una incisión en la vulva y el periné o una episotomía, el equipo médico tendría que intentar evitar actuar sobre la zona que esté afectada por las varices vulvares.

Esperamos que esta información sobre las varices vulvares en el embarazo te haya sido de ayuda. En nuestra página tienes información sobre todo tipo de varices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *